Aquel humano del siglo XXI

Quería vivir cosas grandiosas y por alguna razón no lo lograba. Esperaba que el milagro llegara de algún lado, de otro lado, pero nunca sucedía. Quería ser feliz, quería curarse, quería salvar al mundo. Creaba todo tipo de tecnologías para intentar hacer contacto con algo que no sabía, o no podía, nombrar. El ser humano del siglo XXI todavía se sentía desconectado, apartado y en falta. Había desarrollado una inteligencia analítica descomunal y creía entender cómo funcionaban las cosas. Miraba el mundo como si no fuera parte de él. Entendía. Entendía. Hacía cuentas y contaba cuentos. Sobre todo, sufría. Se avergonzaba de su propia historia, pero no podía dejar de usarla. Con cierto cansancio y con insistente frustración, de a ratos empezaba a comprender, más bien a vislumbrar, que algo se estaba destejiendo.

Si este texto te interesó o te aportó algo, te invito a pensar que escribir esto es mi trabajo y a considerar la posibilidad de hacer un aporte. Si quieres colaborar, click aquí

Suscríbete a la página

Si quieres colaborar con mis investigaciones y creaciones, puedes convertirte en un donante mensual o hacer una donación única.

Muchas gracias!

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono Vimeo