Bio en 100 palabras

Si tuviera que contar mi vida en cien palabras, elegiría una imagen, una anécdota, un rincón.

 

Nombraría el balcón desde donde lanzaba aviones de papel, el gato enterrado en el parque de la casa de verano, los caballos. Mis paseos solitarios a la mansión en construcción, mi tema con las paredes, detalles y momentos, arbitraros o significativos.

 

¿Contar? Creo que no contaría el sueño recurrente en que el muelle de pescadores se caía a pedazos, ni la noche en que decidí estudiar cine, la tarde en que decidí jugar a ser escritor, la mañana en que decidimos reescribir la historia.