Bio en 700 palabras

Quisiera ponerme formal y contarte brevemente lo que hice y lo que hago. Creo no poder, como si al intentar hablar de mi vida irrumpiera una fuerza poética, como si lo importante no fueran las obras sino sus viajes, como si obras y estudios y formas fueran cruces de caminos, como si de lo que me latiera hablarte es de esos caminos. De cualquier manera, va un resumen posible de mis juegos, mis viajes.

Escribo y actúo, diría, desde que estaba en la panza de mi madre. Hago video desde los 15. Estudié en la escuela del Instituto Nacional de Cine (INCAA) y me recibí de director. Estudié letras en la UBA y en la UNSAM. Estudié música y me dediqué a la música tradicional de mbira de Zimbabwe, y edité dos discos, uno solista y otro con Hernán Gulla. Practiqué danza butoh y me dediqué a la práctica y la enseñanza del contact improvisación. Tomé clases de actuación con muchos profesores. Actué en espectáculos de improvisación, varietés y obras. La última obra, en 2016 y 2017, fue Hambre y amor, dirigida por Ricardo Bartís. En cuanto a la escritura, a fines de 2013 tomé la decisión de jugar más en serio. Abrí un blog, en el que escribo regularmente. Publiqué textos en diferentes publicaciones. En 2006 edité lo que sería mi primer libro, El árbol cósmico, con Matías Reck. Después edité libros de forma independiente y en 2016 publiqué el libro Todos queremos (relatos), con la editorial Peces de Ciudad. Con la misma editorial publiqué en 2017 una antología de cuentos de alumnas y alumnos de los talleres de narrativa que dicto desde 2014. En 2017 publiqué, en digital y distribución gratuita, el libro Yo, cuento (y otros cuentos). En 2018 sale la versión agrandada con Peces de Ciudad y un nuevo título: Yo, cuento (y otros cuentos que pueden no cambiar tu vida). En cine, realicé cortometrajes y mediometrajes. En 2014 estrené el documental Tenderline (cartas desde América), codirigido con mi amigo polaco Tomasz Foltyn, rodado en California y proyectado en festivales de Argentina, USA y Europa. En 2017 se estrenaron Un viajero atrapado en un proyectil, películainstalación de Luigi Voglino que protagonicé, y Escenas de una fiesta rota, el primer largometraje de ficción que escribí y dirigí. En 2018 estoy editando dos películas. Hice una formación de coach creativo y empecé a acompañar procesos creativos y estoy formándome en RE (Respiración Evolutiva) y empezando a acompañar sesiones de respiración y conversación. Estoy preparando otros libros y escribiendo una serie web con un grupo precioso y disfrutando de las personas y de crear, investigar, conversar y sacarle chispas a la vida.

Creo que nací a esta vida con la idea de que entraba a un campo de juego ilimitado. Me vi desafiado a incluir los límites como parte del asunto. El muro de Berlín siempre llamó mi atención. Cabalgar por la playa me daba la sensación de que todo era posible. Nací, digamos, propenso a la ficción, ese espacio donde todo es posible. Creo haber sido, o ser, un niño que no entiende las distancias del mundo exterior, tal vez porque su mundo ya está lleno de distancias. Espacios. ¿Por qué le dicen fantasía? Escritura, cine, teatro: mis juegos de siempre. Hace no mucho, después de explorar y probar, me di cuenta de que estaba haciendo lo que me gustaba hacer cuando era chico. ¿Quién dice que aún no soy chico? Me pregunto si el niño, el “chico”, no es más grande que el supuesto “grande”, el adulto. ¿No tiene acaso más espacio? Me pregunto si el grande, el adulto, no es quien achicó, de una u otra manera, su campo de juego. Para el niño el mundo es un campo de juego. Juego como exploración, investigación, despliegue. Me pregunto si la ficción, ese jardín rodeado de piedras, el arte, no es sino un marco que nos damos, quienes ya nos creímos grandes, para volver a achicarnos. La ficción, la obra, el arte, como un achique, un marco, un recorte. Si dejamos de creer que el mundo es un campo de juego, al menos en este espacio recortado nos permitimos explorar. Campos de juego para contener el éxtasis.

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono Vimeo