Te invito a donar

Hacer cine y escribir son mis dos grandes trabajos. Les dedico muchas horas y mucha energía. En la medida en que puedo enfocarme más en eso y no necesitar ocuparme de otras cosas para ganar dinero, la creación se vuelve más profunda, más filosa, más precisa. Por eso te invito a colaborar. Aunque hay mucho material que se puede "consumir" sin pagar, te invito a aportar para que pueda seguir profundizando en esto, que creo que es lo mejor que tengo para dar. Si algo de lo que hago te inspira, te invito a donar lo que puedas y quieras.

 

Si gustas, aquí abajo hay un texto más largo para profundizar y conocer más mis perspectivas y proyectos. Gracias.

 

Bienvenidas las donaciones regulares mensuales, y bienvenidas las donaciones de una vez. Bienvenidas también las ayudas de cualquier tipo.

 

Por TRANSFERENCIA BANCARIA en ARGENTINA:

Banco en Argentina: Santander Rio

Cta. Caja de ahorro: 036-029003/4

Sucursal 367

CBU 0720036688000002900340

Para transferir por MERCADO PAGO en ARGENTINA:

jadasirkin@gmail.com

Por TRANSFERENCIA BANCARIA en CHILE:

Por transferencia a

Cristobal David Burgos

Rut. 17.701.752-3

C Corriente BCI (Banco de Créditos e Inversiones)

81620314

Por TRANSFERENCIA BANCARIA en ESTADOS UNIDOS:

Titular: Alejandro Martín Sirkin

Número de ruta: 084009519

Número de cuenta: 9600000000623815

Tipo de cuenta: Corriente

Dirección:

Transfer Wise 19 W 24th Street New York NY 10010 United States

Para donar vía PAY PAL:

 

Aquí te cuento un poco más:

Hace rato que siento el impulso de pedir ayuda —más bien, de invitar a la colaboración. Creo que me da, o me dio, vergüenza. Supongo que hablar de esta vergüenza es una forma de transformarla. La vergüenza me habla de una posibilidad. Así que me animo y escribo estas líneas para invitarte a colaborar con lo que podríamos llamar mi empresa o mi misión o el despliegue de los regalos que tengo para dar —o que la vida tiene para dar, a través de este cuerpo y esta vida que llamamos Jada Sirkin.

Creo que en algún nivel fui educadx y entrenadx para creer que todo eso que metemos en la bolsa que llamamos Arte no es algo fundamental para la vida humana. Creo que fui adiestradx para creer que debía dedicar mi vida a la producción de cosas importantes, cosas que sirvieran. Creo que vengo dialogando con esas creencias desde siempre. Dialogo día a día con la creencia (personal, familiar, colectiva) de que hay cosas que sirven y cosas que no. Para contrarrestar la idea de que el arte es inútil, hasta inventamos la idea de que lo inútil es útil. En algún nivel, defiendo esa idea. Por supuesto, es solo una idea, pero a veces resulta liberadora e inspiradora: necesitamos espacios de inutilidad; hemos desarrollado un tipo de mente y un tipo de cultura (una conversación) que nos dice que lo importante es ser útiles. Olvidamos, como adultxs, en gran medida, el valor de lo que podríamos llamar juego. Pareciera, en algún nivel, que volvernos adultxs es definir qué cosas son importantes y qué cosas no. Con lo importante, decimos, no se juega. Tal vez lo importante no sea sino aquello con lo que decidimos no jugar.

El juego, pienso, podría ser definido como una exploración abierta en la que no hay bordes definidos entre lo que importa y lo que no. (Nota: hablo de juego como investigación, como movilidad, no como competencia, no como meter la pelota en el arco).

En fin, vengo dialogando con la idea de que está bien si quiero dedicarme al arte, pero solo si además hago algo útil. Y es de lo útil, me creo, de donde voy a sacar la energía para vivir —el alimento, el dinero, el reconocimiento.

Creo que en algún nivel vengo creyendo que para sobrevivir necesito desviarme de mi camino —mi camino sería la entrega al devenir de la inspiración, que no es más que la vida misma desplegando sus fuerzas creativas en mí. Nos hemos educado para creer que sobrevivir implica esfuerzo, malestar y aburrimiento. Nos hemos entrenado para ser empleadxs de un sistema de algoritmos que sirven al Capital. La palabra trabajo viene de una palabra latina que nombraba los palos pesados que daban a los esclavos para cargar como castigo cuando hacían algo malo. Nuestra idea de trabajo carga con esa historia.

Y acá está Jada, hoy, percibiendo el impulso de dedicarse a sus creaciones, a la escritura, al cine; pero, a la vez, viendo que, si se deja llevar por la inspiración, tal vez se le acabe el dinero y su cuerpo deje de respirar.

 

Antes de que deje de respirar, te cuento en qué estoy (hoy).

Primero, área escritura: estoy corrigiendo dos libro de ensayos. También estoy corrigiendo una novela autobiográfica que es algo así como una deconstrucción de mi persona en tanto tejido de recuerdos y relatos —un estudio ficcional acerca de la identidad. Por último, estoy ordenando textos y subiendo artículos y escritos sueltos a mi web www.jadasirkin.com.

En el área audiovisual, estasmo desplegando más la plataforma de creación e investigación Reticular Films. El proyecto al que le estoy dedicando más tiempo y energía: una serie llamada Trama, un proyecto que viene desarrollándose gradualmente desde 2011, que en 2017 reunió a un primer grupo de personas para explorar y escribir, y que ya está en fase de postproducción: el plan es estrenar en 2021 una primera red de episodios en una plataforma online. El proyecto estudia, a través de la ficción, el proceso de reconocimiento de nuestros dramas personales como parte de una trama vincular humana y planetaria: es un proyecto internacional que ya tiene episodios rodados en USA, en Canadá y en Argentina.

Ninguno de todos estos proyectos, por ahora, cuenta con subsidios o apoyos económicos de ninguna institución o fundación. Por ahora estamos autofinanciándonos, entendiendo que la cosa quiere crearse y que no es necesario esperar que ninguna puerta se abra. Las puertas ya están abiertas y las naves están volando. Aun así, como estamos dedicando mucha energía y mucho tiempo, nos abrimos (tanto el equipo de Reticular y Trama, como yo con mis proyectos personales) a recibir apoyo del tipo que sea: dinero, comida, contactos, trabajo, masajes, equipos, etc.

Estoy muy enfocado en el despliegue de todas estas obras. Entiendo que no estoy buscando reconocimiento o fama como autor. Puede que a veces me crea que sí, y puede incluso que parte de mi psiquis sí busque reconocimiento y aplausos; pero en el fondo sé que hay mucho más, que eso no es lo más importante, que hay una fuerza que me mueve a crear y a compartir, a crear grupos de colaboración y creación, a dejar que mis dedos escriban palabras, a convocar personas para juntarnos a jugar, a mostrar los resultados, a conversar, a replantear, a re-escribirnos.

La humanidad se está re-escribiendo. Estamos re-escribiendo nuestros acuerdos, nuestras mitologías, nuestras historias. Eso es hacer política, tejer y destejer acuerdos, juntarnos, conversar. Esta, la experiencia artística, es mi manera de hacer política.

Supongo que en gran medida me daba vergüenza pedir ayuda e invitar a apoyarme de esta manera, porque me venía creyendo que todo lo que hago lo hago solo para mí —pareciera que estoy animándome a asumir que, más allá de que Jada pueda creerse muy importante (y de que pueda creer que lo que hace es para sí mismo, para obtener reconocimiento y aplausos), en algún nivel su cuerpo y su vida y su creatividad saben que son funciones de una red y de una inteligencia que superan ampliamente el campo de su identidad personal: de ahí, surge el coraje para dar este paso: no te invito a colaborar conmigo, te invito a colaborar con esta red de acontecimientos creativos de los cuales Jada vendría a ser algo así como una antena.

Pienso que hay un poder o un valor o, incluso, si se quiere, una utilidad enorme en esto de juntarnos a co-crear: usar el espacio que llamamos Arte como plataforma de investigación de las posibilidades de lo humano, como plataforma de celebración de nuestra tremenda imaginación, como plataforma de cooperación y conversación y creación de nuevas perspectivas y nuevas maneras de pensarnos como animales terrestres creadores de símbolos —nuevas maneras de pensarnos y de pensar el mundo, nuevas maneras de narrar la vida y nuevas maneras de vivir.

Creo que, en gran medida, si peleamos es porque olvidamos jugar. Creo que si nos estamos matando mutuamente es porque hay una gran frustración que no estamos sabiendo procesar. Creo que sufrimos porque olvidamos crear. Creo que es nuestra imaginación y nuestra creatividad lo que tiene el verdadero poder de recordarnos que somos todxs una sola misma enorme cosa: una misma inteligencia, una misma red, una misma trama, una misma conversación, un mismo organismo, un mismo pulso de amor y creatividad.

Entonces, dos cosas: te invito por un lado a conectar conmigo si te tienta participar de alguna de las magias en las que ando y andamos jugando. Y te invito, por otro lado, a colaborar “conmigo” y con estas redes co-creadoras de la manera que quieras y puedas: puede ser dinero, puede ser un aporte económico único o una colaboración mensual, del monto que sea, todo ayuda; puede ser comida, pueden ser equipos, pueden ser servicios, contactos, pasajes de avión, de tren, de barco.

Todas estas cosas que te conté que estoy haciendo no están significando, en principio, ingreso de dinero. No es que crea que lo que hago debería darme dinero; me parece que hasta pagaría por hacer todo lo que hago. Me encanta hacer todo esto que estoy haciendo. Me nutre, me da energía, me enamora, me sirve de excusa para celebrar la vida, me desafía, me fascina. Siento el llamado a dedicarme más y más plenamente a todo esto que estoy haciendo —o que está siendo hecho a través mío. No tengo quejas en cuanto a mi decisión de no enfocarme en producir ganancias y sí enfocarme en la creación de todo esto que pide ser creado. Todo esto que pide ser creado, o casi todo, lo comparto de manera gratuita. Tal vez ya estés leyendo esto en mi web; si no, te invito a visitarla: www.jadasirkin.com. Ahí están mis películas y mis escritos, y el acceso es gratuito. Me encanta que lo sea, y a la vez, le abro las puertas a la ayuda y la colaboración.

Si sientes que algo de todo esto en lo que ando te es nutritivo, rico, útil, interesante y/o inspirador, si sientes que agrega valor o sabor o inspiración a tu vida, si te mueve, bienvenida la colaboración. Cualquier cosa suma para esta empresa-misión-aventura. Si gustas hacer una donación, o lanzarte en esto de colaborar mensualmente (aunque sea con una suma que te parezca irrisoria), si te atrae colaborar con servicios o materiales, lo que sea es muy bienvenido.

 

GRACIAS!!!!!!

D O N A R

 

Para cualquier aporte, apoyo, ayuda además de dinero, puedes escribirme a jadasirkin@gmail.com