Suscríbete al newsletter mensual

Si quieres colaborar con mis investigaciones y creaciones, puedes convertirte en un donante mensual o hacer una donación única.

Muchas gracias!

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono Vimeo

El deseo de sentido

Todo deseo es deseo de sentido. Con el deseo de llegar a sentir, fabricamos sentidos. Para que algo tenga sentido, la consciencia necesita tiempo —creamos el tiempo para dar cuenta de lo que creemos tener que sentir. Relatamos para dar sentido para, eventualmente, sentir. El sentido es línea, es relato —relación de instantes de eternidad tejidos en una línea hecha de tiempo. Sin relato no hay sentido. Sin narración no hay tiempo.

Como no sabemos, o no queremos, vivir reseteando, vivimos creando tiempo. Al crear tiempo no vivimos, decimos que vivimos, contamos que vivimos. No vivimos la vida, la contamos. Solo olvidando resetear podemos acumular, tejer instantes, crear líneas y dar sentido a las cosas, a la vida. Dar sentido a la vida es elegir creer una serie de cuentos —mapas dibujados sobre el territorio de lo real. Para creer hay que olvidar. Al olvidar, deseamos recordar. Todo deseo es deseo de recordar. Al desear recordar, nos contamos historias; las historias, tramposas, nos alejan de la posibilidad del recuerdo. Paradoja. Disparamos relatos con la pólvora de nuestro deseo de recordar y usamos esos relatos para cubrir el único motivo que da nacimiento a cualquier deseo y a cualquier aventura: volver a casa.

Sin palabras no podríamos preguntarnos por el sentido de las cosas. Tal vez inventamos las palabras para preguntarnos por el sentido de las cosas —de la vida. Preguntarnos por el sentido es crear sentido. La pregunta crea el tiempo —la ficción. Los sentidos que creamos, con palabras, son ficciones —aventuras laberínticas hechas de material simbólico.

Salir de casa es salir a la aventura del lenguaje. Queremos volver a casa porque olvidamos que ya estamos ahí, antes del lenguaje, en silencio, inocentes, aquí.

Si este texto te interesó o te aportó algo, te invito a pensar que escribir esto es mi trabajo y a considerar la posibilidad de hacer un aporte. Si quieres colaborar, click aquí