El encierro y la consciencia poética

7 de mayo de 2020. Quiero hablar de buda y del encierro y de la poesía. Hoy es la luna llena de tauro y se celebra wesak, el nacimiento del buda. No soy budista pero sí bastante budófilo. Adoro la ciencia búdica, la precisión con que la enseñanza crea tajos en el velo. No soy budista porque los ismos me aprietan y creo que suelen encerrarnos y ponernos dogmáticos porque sentimos que tenemos que protegernos de la intemperie a que nos convoca la liberación. Tal vez los ismos nos sirven en algún momento, tal vez al inicio cuando una experiencia (una enseñanza) está muy joven y verde y blanda sirve tener un útero y después una guarida maternal hecha de paredes suaves por dentro y frías por fuera para que la cosa sobreviva. Pero después de unos giros de la rueda del tiempo, los ismos pasan a guardar y proteger algo que ya no quiere ser guardado y protegido, como el príncipe Sidarta, que se cansó de estar encerrado en ese palacio ideal; y si las paredes no saben abrirse o la mariposa no sabe despertar, las murallas pasan a ser más importantes que lo que protegen —que lo que protegían.

 

El ego se va formando en los primeros años de la forma. Una forma es como un ego, que estabiliza un campo de experiencia y percepción, y lo hace tejiendo murallas protectoras, y las murallas están hechas de esos hilos que son las historias que la forma tiene que creer para sobrevivir; y después el ego es el intento de seguir sosteniendo ese tejido de interpretaciones y reacciones posibles y la vida es como una poesía que llama a destejerlo todo cada día.

 

Por eso no soy budista, porque siento que el encierro solo debe ser un trampolín a la poesía. Y despertar es la poesía. Despertar, o liberarse, no es escapar del mundo ni del cuerpo, porque el cuerpo y el mundo también están hechos de silencio. El silencio no necesita que se callen los ruidos porque sabe convivir con ellos. Y despertar como buda puede tener que ver con ese reconocimiento: estamos jugando: estamos a la vez adentro y afuera del tablero de juego, y eso es lo que estoy llamando consciencia poética, que debería llamarse inconsciencia poética, porque es locura y porque la poesía no puede ser una consciencia, porque la poesía nace del océano, que es la casa del inconsciente. Pero igual, digámosle consciencia poética, porque sí, hay algo de consciencia o de atención en el asumirnos también por fuera de la vida, muy en el cuerpo y más allá del drama.

 

Este wesak nos agarra así medio encerrades y eso está muy bien porque es lo que es y la liberación solo está dentro de lo que es. Y lo que es encima de todo tiene mil nombres y no llega ni a ser lo que es porque lo que es es lo que tu mente nombra que es, y el nombre, sobre todo en un día como hoy, está hecho para abrirse, como la muralla que protege una enseñanza, una experiencia o un bebé.

 

Una vez hace mucho conocí a un lama y cuando miré dentro de sus ojos me encontré con el silencio más grande del mundo. Para iniciarse y ser lamas se encierran 3 años y 3 meses y 3 días en una salita sin ventanas y no ven a nadie. ¿Se encierran para despertar? Supongo que es una experiencia radical porque cada vez que pienso en eso se me estremece la piel o la persona y lo que estremece a la persona es radical. Igual no hace falta supongo pero no sé, digo, lo que hacen los lamas; supongo que podemos vivir esa iniciación en pequeñas dosis a cada momento. Cada momento puede ser pensado y vivido como esa sala de meditación. Cada detalle es un trampolín a la libertad de la poesía.

Si este texto te interesó o te aportó algo, te invito a pensar que escribir esto es mi trabajo y a considerar la posibilidad de hacer un aporte. Si quieres colaborar, click aquí

Suscríbete a la página

Si quieres colaborar con mis investigaciones y creaciones, puedes convertirte en un donante mensual o hacer una donación única.

Muchas gracias!

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono Vimeo