Poema po-ético

Puede estar pasando de todo,

pero mi anotador está en blanco,

el lápiz está en mi mano y la lectura es mía…

Y aunque cuando voy a escribir

encuentro un manual cargado

que alguien puso en mi mano

lleno de entendimientos del pasado

y fórmulas para vivir el presente,

y parece que no hay espacio

para los sueños de este ente,

aun así

puedo escribir en los márgenes

o entre las palabras que son como ángeles

o incluso en lo acogedor

de las letras con interior

como la O

o la D

y ni te digo el doble interior de la B.

Es decir, espacio siempre hay

y la libertad puede oler a locura,

sonar a infancia

o verse como se ve a la distancia

la silueta de lo irresponsable

que siempre se ve de lejos

porque aterra lo inefable…

Sí, lo diferente nos aterra

pero más nos aterra (o encierra)

no entender dónde empieza lo otro

y dónde termina lo cercano

que es controlable y hermano.

¿Qué es la responsabilidad?,

murmuró alguien en la ochava

y cuando me di vuelta

una puerta de la esquina se cerraba

y un perro confundido escarbaba

en un cantero con debilidad…

Y ahí pensé en la responsabilidad

para después preguntarme

¿quién menciona en esta tarde

esa suerte de ética

que es la responsabilidad poética?

¿Quién se dedica hoy en día

a ese éxtasis que es la poesía?

Si este texto te interesó o te aportó algo, te invito a pensar que escribir esto es mi trabajo y a considerar la posibilidad de hacer un aporte. Si quieres colaborar, click aquí

Suscríbete a la página

Si quieres colaborar con mis investigaciones y creaciones, puedes convertirte en un donante mensual o hacer una donación única.

Muchas gracias!

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono Vimeo