La historia humana, un relato antiecológico






La historia humana parece un dominó imparable de relatos anti ecológicos. La ecología no es un problema moral, es un desafío perceptivo para una criatura que para sobrevivir tuvo que desarrollar una herramienta poderosa pero tramposa: la ficción. Es la ficción en tanto modo perceptivo lo que transforma el instinto de supervivencia en temor a la muerte. Es el temor a la muerte lo que nos lleva a confiar en mapas narrativos que pretenden asegurar futuros de felicidad exclusiva. Decisiones tomadas a partir de esos mapas con los que pretendemos escudarnos de lo que llamamos muerte jamás podrán ser decisiones ecológicas. En tanto nos percibamos tan separadxs de la Tierra y del cosmos, nuestras decisiones serán solo nuestras —humanas, sesgadas, morales. No hace falta creer en historias ecológicas para tomar decisiones ecológicas, alcanza con investigar profundamente lo que nos hace humanos y dejarnos llevar por la ola creativa de esa indagación. No creo en la maldad y pienso que la codicia es solo una expresión del miedo más profundo. Necesitamos acompañar el NO y la protesta con una investigación individual y colectiva de lo que nos lleva a elegir, una y otra vez, el horror.


*


Escribir es mi trabajo. Le dedico mucho tiempo y energía. Puede ser extraño pagar por algo a lo que se puede acceder gratuitamente, pero te invito a probarlo: si leer esto te dio algo, te invito a colaborar y hacer una donación para que yo pueda seguir profundizando en la escritura.


---¡Muchas gracias!

------Para colaborar, click aquí

Entradas Recientes

Ver todo

Liberar el grito

Reflexiones sobre política, sensibilidad, intuición y ficción