Las creencias no son cosas, dejemos al futuro en paz






Se habla mucho de las creencias y las creencias limitantes y la necesidad, o la posibilidad, de abandonar creencias obsoletas y hacerse de nuevas creencias, supuestamente más útiles. Pero ¿las creencias son cosas? ¿Por qué hacemos de la creencia un sustantivo? La creencia, decimos, como si no fuéramos quienes dan existencia a eso que llamamos creer. Creer es un verbo, no un sustantivo. Me pregunto si convertirlo en sustantivo no es una manera de no hacernos responsables del hecho de que somos quienes crean el creer. Somos responsables de asumir que, en cada momento, estamos decidiendo creer. En lo que sea. Los pensamientos existen, o parecen existir, y se tejen, o parecen tejerse, en eso que podemos llamar relatos. Los relatos están ahí, pero nadie dice que tenemos la obligación de creer en ellos. Creer es como envolverse con los pensamientos, como si los pensamientos fueran abrigos. Viejos abrigos. Los pensamientos son siempre viejos, porque son conclusiones del pasado. El pensar es otra cosa: pensar es huir de los pensamientos. Los pensamientos son cristalizaciones del pensar. Usamos esas cristalizaciones para abrigarnos. Al abrigo individual le llamamos personalidad y al abrigo colectivo le llamamos cultura. Puede ser que esos abrigos tengan su razón de ser, su utilidad, su función. Es responsabilidad nuestra, a cada instante, elegir la manera de usar los pensamientos. Los pensamientos, que parecen abrigos, también pueden usarse para patinar. O para propulsarse, o para bailar. Nos abrigamos, creemos, porque vemos al futuro como un frío. Creemos, por las dudas. Nos abrigamos, por el futuro bajo cero. El futuro es un invierno atroz. Eso creemos, y nos abrigamos. Creer es abrigarse con un viejo abrigo. Abrigarse, de más. Digo: dejemos al futuro en paz, que el futuro siga no existiendo en paz.


Escribir es mi trabajo. Le dedico mucho tiempo y energía. Puede ser extraño pagar por algo a lo que se puede acceder gratuitamente, pero te invito a probarlo: si leer esto te dio algo, te invito a colaborar y hacer una donación para que yo pueda seguir profundizando en la escritura.

¡Muchas gracias!

Para colaborar, click aquí

Entradas Recientes

Ver todo

Liberar el grito

Reflexiones sobre política, sensibilidad, intuición y ficción